Make your own free website on Tripod.com

The Original Harry Benjamin's Syndrome Site

Intro
Síndrome
Retrospectiva
Harry Benjamin
Standards
Archivos
Noticias
Recursos
Enlaces
Forum



Síndrome de Harry Benjamin :
 
Retrospectiva
y terminologías


por Charlotte Goiar

Copyright @ 2005-2007 Todos los Derechos Reservados

shb-info.org
 


 

Enlace directo a ésta página:
 
 
 
 
 

Contenido

 
Del Transexualismo al Síndrome de Harry Benjamin.
 
Discusión sobre diferentes Terminologías.

Terminología Realista-Actual y sus significados.
 
La Unificación como Colectivo.

Texto revisado continuamente.




D
el Transexualismo al Síndrome de Harry Benjamin.



El término Transexualismo fué introducido discretamente por Magnus Hirschfeld en 1923 quién habló primero de "transexualidad psíquica" y quién dió la primera lectura científica sobre el Transexualismo en 1930 a la Asociación para el Desarrollo de la Psicoterapia. Hirschfeld consideraba el Transexualismo una forma de intersexualidad. Más tarde, Cauldwell hablaba de "psicopatia transexualis" en los años cuarenta...

Pero fué el Doctor Harry Benjamin, un endocrinólogo pionero en la investigación de esta condición, quién introdujo el término Transexualismo abiertamente en la comunidad médica en los años cincuenta. Harry Benjamin, al igual que Hirschfeld, ya desde el principio defendía una explicación biológica de la condición, a pesar de que por entonces eso era todavía imposible de hallar. En aquel momento, era urgente diferenciar ésta condición del trasvestismo y la homosexualidad, y el término Transexualismo pareció lógicamente el más adecuado por aquella época, dada la todavía oscuridad científica en torno a esta condición, y se empezó a hablar de transexuales por primera vez.

Sin embargo, Hirschfeld hablaba del Transexualismo como un "tercer sexo" mientras que Harry Benjamin no. Harry Benjamin consideraba que ésta condición necesitaba ser tratada y corregida de acuerdo con la identidad de género predominante. Mientras Hirschfeld fué principalmente un activo defensor de los derechos de los homosexuales -y como tal es principalmente recordado hoy, Harry Benjamin fué quién pavimentó el camino hacia un mejor entendimiento de ésta condición y su reconocimiento por la comunidad médica internacional.

Fue él también, Harry Benjamin, quién más defendió y facilitó el acceso al tratamiento médico para las personas afectadas por ésta condición. Es gracias a su profunda dedicación con miles de pacientes, sus intervenciones en organizaciones académicas y profesionales, y sus numerosas charlas y escritos, que ahora el tratamiento de ésta condición se ha vuelto tan accesible. Fué él quién sacó a la luz el denominado Transexualismo, quién más abogó por los derechos de las personas afectadas por esta condición y también el médico cuya biografía más fuertemente se vincula con el Transexualismo en la historia contemporánea.

El Transexualismo clásico se define como una condición psiquiátrica en la cual una persona se siente pertenecer al sexo opuesto de su sexo biológico de nacimiento, el origen y la definición de la condición es puramente de origen psicológico o "inexplicable"... (Ver por ejemplo Psychopathia Transexualis, Cauldwell, 1949)

Sin embargo, la evolución en la investigación sobre esta condición en las últimas dos décadas contradice la definición antigua o clásica de Transexualismo así como cuestionan profundamente el término en sí mismo.

Ahora sabemos que lo que antiguamente se conocía como Transexualismo en su forma clásica,
no se trata en absoluto de una condición psicológica, sino neurológica. Ahora sabemos que las personas con Transexualismo (o moderno Síndrome de Harry Benjamin) ya poseen el sexo cerebral -ya son  neurológicamente hablando, del sexo que sienten desde el nacimiento, y dados los recientes avances en investigación del desarrollo cerebral que apuntan que es el sexo cerebral y no el genital, el que debe de considerarse como el verdadero sexo de la persona, las personas con Síndrome de Harry Benjamin, ya han nacido biológicamente del sexo al que ellos sienten pertenecer, puesto que su sexo cerebral y su estructura neurológica ya encajan con su identidad sexual, y por ello el adjetivo transexual ya no se puede aplicar a estas personas más.

Ya no se puede hablar de cambio de sexo sino de correción anatómica -o cirugía de reconstrucción genital, ya no se puede hablar de transexuales, sino de personas con Síndrome de Harry Benjamin, que necesitan corregir esta condición que es de origen únicamente fisiológico. (Ver sección de Archivos/Documentación).

El viejo Transexualismo es en realidad una condición intersexual en la cual el sexo cerebral, neurológico, no se corresponde con el sexo genital, anatómico. La base de la condición es neurológica, y no psicológica como se creía en el pasado.

Del mismo modo, no se puede hablar ya de esta condición como una orientación o como una necesidad al libre desarrollo de la personalidad del individuo, sino como una condición puramente física que necesita temprano diagnóstico y tratamiento correctivo.

Algunas enfermedades que habian sido consideradas "mentales" anteriormente como la Esquizofrenia o el Trastorno Maniaco-depresivo, son ahora consideradas enfermedades del cerebro como la enfermedad de Parkinson o la enfermedad de Alzheimer. Del mismo modo, el Síndrome de Harry Benjamin (o viejo Transexualismo) ya no se considera más ahora como una enfermedad mental, sino que ahora es visto por
los mayores expertos en esta condición del mundo como otra de las muchas variaciones biológicas que ocurren en la formación sexual humana -una condición intersexual, donde el sexo indicado por el fenotipo y el genotipo es opuesto al sexo morfológico del cerebro.

El viejo Transexualismo necesita urgentemente una actualización, y dejar los viejos mitos y supersticiones sobre la condición en el pasado. Hay demasiado estigma, negatividad, supersticiones y décadas de abuso mediático y falta de tratamiento médico adecuado relacionados con el término Transexualismo, aparte de que es inadecuado para describir ésta condición. Necesita ser reemplazado urgentemente.

La condición necesita urgentemente una actualización. El interminable abuso mediático sensacionalista de un asunto médico tan delicado como lo es el Síndrome de Harry Benjamin, tiene que acabar, así como toda la mala información que se propaga sobre la condición. Es momento de tratar el asunto con mayor sensibilidad. Es entonces cuando el Síndrome de Harry Benjamin sale a la luz.

 

 







Discusión sobre diferentes Terminologías.
       

El asunto de la Terminología es probablemente el mayor problema que las personas con Síndrome de Harry Benjamin como grupo, necesitan resolver.

Se trata de la identidad como grupo, de quienes somos, de cómo nos llamamos, de cómo nos consideramos y de cómo nos presentamos a los demás. Si lo que pretendemos es la aceptación y la asimilación social, lo primerísimo que entonces es necesario hacer es Reafirmar nuestra identidad como grupo, y aquí la Terminología usada juega un papel absolutamente decisivo. Es una cuestión de Unificación.

Actualmente existen demasiados términos y definiciones en uso que aunque fueron creados de forma bién intencionada tiempo atrás, ahora sin embargo resultan inexactos e inapropiados o se han quedado obsoletos para referirse a esta condición y a las personas afectadas por ella. Antes cada cual escogía el término que más le gustaba o le apetecía en un momento determinado, o incluso usaba varios a la vez, como aún vemos constantemente en las diferentes publicaciones y artículos relacionados con el Síndrome de Harry Benjamin, tanto por parte de los medios de comunicación generalistas como especializados.

Esto es muy poco serio y desfocalizado, y no ocurre con ninguna otra condición médica,
además del hecho de que casi siempre los términos usados resultan ser tan inadecuados como dañinos para su empleo tanto individual como colectivo.

Consideremos entonces la Terminología:

 
 

Síndrome de Harry Benjamin

El Dr. Harry Benjamin fué el pionero en la investigación sobre esta condición, y el médico que más ha contribuido al reconocimiento de ésta condición por la comunidad médica y cuya biografía médica más fuertemente se vincula a ésta condición en la historia contemporánea,
por ello el síndrome se denomina Síndrome de Harry Benjamin. Su nombre fué también usado por la Harry Benjamin International GD Association desde 1979, la cual  produce los ampliamente seguidos Estándares de Tratamiento para las personas con Síndrome de Harry Benjamin.

El Síndrome de Harry Benjamin es conocido por diferentes nombres, siendo "Síndrome de Harry Benjamin" una alternativa cada vez más popular a otros actualmente todavía en uso. Síndrome de Harry Benjamin es mucho más preferible que las otras denominaciones porque carece de connotaciones engañosas y no conlleva los significados inexactos que otras denominaciones poseen.



 

Transexualismo/ Transexual(es)

El término más conocido para el Síndrome de Harry Benjamin es Transexualismo  -introducido por el sexólogo Magnus Hirschfeld en los años veinte.

Desafortunadamente hay varios problemas con él. Simplemente añadiendo "sex" en el nombre atrae atención indeseada y la palabra implica fuertemente una conexión con la orientación sexual que no existe.

Es demasiado similar a "trasvestismo", un fenómeno que no se relaciona en absoluto (hombres que disfrutan vistiéndose con ropa de mujer no tienen mucho en común con hombres que han nacido con anatomía femenina y son muy infelices a causa de ello) y lo cual conlleva a causar mucha confusión.

Además, denominar a las personas con Síndrome de Harry Benjamin como transexuales es algo realmente malo. Simplemente porque el Síndrome no es parte de la Identidad de una persona, sino una condición que la persona debe afrontar. Decir que las personas son transexuales es deshumanizante, especialmente tras décadas de abusivo sensacionalismo sobre el asunto en los medios de comunicación.

Las personas con Síndrome de Harry Benjamin son simplemente personas, quienes tienen que afrontar un particular problema médico, no tiene nada que ver con su identidad, ni son personas que se deban considerar aparte o diferente de los demás, no son especímenes de la condición.

Usado como adjetivo no es mucho mejor,  "mujer transexual" u "hombre transexual" suena pretencioso, no real como mujer u hombre, además el adjetivo es inherentemente inadecuado ya que "una mujer transexual" ya es biológicamente una mujer (sexo cerebral femenino) desde al nacimiento, y a la inversa con lo que se denomina "un  hombre transexual", y para la mayoría de nosotros los nombres apropiados para definir a una persona por su género son simplemente "hombre" o "mujer".

Una persona con Síndrome de Harry Benjamin, hombre o mujer, tras haber pasado por la difícil experiencia de haber crecido y ser educado/a en un rol de género opuesto a su verdadero género, con todas sus consecuencias, y toda la gran confusión emocional que eso le ha conllevado, lo que más necesita es lograr una armonía estable psico-física, y fijarla: reafirmando su identidad de género,  corrigiendo su cuerpo y dejando todas las "ambigüedades" en su pasado.

Es diabólicamente cruel entonces que se la oblige a cargar con la etiqueta de "transexual" por el resto de su vida, haciéndola parte de su identidad, porque la persona no está "cambiando de sexo" continuamente, ni es una persona inestable o envuelta en una "transición" continuada, ni tampoco ha sido una elección por su parte, ni tampoco es una persona que vive "entre los dos sexos o entre los dos géneros, masculino y femenino" continuamente... y todo esto es lo que sugiere claramente e implica inconscientemente el término transexual.

Al ser llamada "transexual", ya sea de forma directa o como adjetivo (mujer u hombre transexual), la persona es recordada acerca de su "sexo original"
y afirmada por tanto que su "sexo actual" no es "el verdadero", no importa lo bién que se vea exteriormente o lo feliz y realizada que se sienta ahora en su vida tras la correción física: la ambigüedad de su pasado, la "transición", todas las señales y marcas psico-físicas de su "sexo original", todos aquellos recuerdos, y toda la confusión, vuelven ahora a aparecer de nuevo, y en la gran mayoría de los casos ésto crea inestabilidad y conflicto, sin importar lo asimilado que la persona tenga su pasado, porque se refiere a su identidad.

Es la identidad de la persona -que se considera a sí misma "una mujer o un hombre transexual", en vez de como simplemente una mujer o un hombre. Todo ésto es además inadecuado, porque la naturaleza de la condición no es transexual, sino intersexual, y ahora es posible corregirla por completo.


Harry Benjamin escribió en su extenso libro sobre el Síndrome:

"El término transexualismo resultaría inapropiado si se llega a demostrar que un hombre transexual anatómicamente normal, es realmente una mujer genética, o al menos, no un hombre genéticamente normal. En ese caso estariamos tratando con una necesidad transgenital en vez de transexual". Harry Benjamin. 1966. "The Transsexual Phenomenon" (Etiology of Transsexualism/ Genetic sources)

Obviamente por "transgenital" Benjamin se está refiriendo a una forma de intersexualidad, y recientes investigaciones (Vilain,2003) apuntan ahora a esta diferenciación  genética que Benjamin sugería décadas atrás, sobre la cual se está actualmente desarrollando una investigación en Australia. Sin embargo, la diferenciación sexual neurológica ya es un índice biológico en las personas con Síndrome de Harry Benjamin (Kruijver et al., 2000), o en otras palabras, un indicativo de intersexualidad del Síndrome. 

Y desde el primer momento en que se empieza a considerar el Transexualismo como una condición intersexual, o al menos, como una forma de intersexualidad, desde ese primer momento, el término "Transexualismo" (y derivaciones como "transexual-es") queda autom
áticamente invalidado como término descriptivo de la condición, y entonces es necesario reemplazarlo.

Si buscamos en diccionarios por una definición oficial del término "transexual"
obtendremos algunas como: "una persona que ha realizado una operación de cambio de sexo" o "una persona cuya identificación sexual es enteramente la de su sexo opuesto", o "un deseo abrumador de ser, o identificarse completamente con el sexo opuesto" si usamos el término como adjetivo.

Ninguna de éstas definiciones se aplican al caso de las personas con Síndrome de Harry Benjamin, o al menos no con rigurosa propiedad. Por lo tanto, las personas con Síndrome de Harry Benjamin NO son transexuales. Al menos no lo son en el sentido etimológico, social y práctico de la definición. Y entonces tenemos que las personas con Síndrome de Harry Benjamin son solamente eso, personas con Síndrome de Harry Benjamin.

Para la vasta mayoría de las personas que viven con el Síndrome de Harry Benjamin, así como para la vasta mayoría de las demás personas también, el término transexual es simplemente demasiado desmañado y abochornante para ser aplicado a una persona hoy en dia, y por ello este término no tiene realmente mucho futuro a medida que el tiempo pasa, excepto únicamente para referirse a estados de transición ambiguos y en los campos de la Zoología y la Veterinaria.




Transexualidad

El gran estigma asociado a la transexualidad es que se considera a ésta como una elección personal, como un "estilo de vida" o incluso como una "extensión" de la personalidad, y el propio término "transexualidad" refuerza este tan profundamente arraigado estigma sobre el Síndrome de Harry Benjamin.

Es por ello que los hallazgos de índices biológicos del Síndrome, así como la actualización de la terminología en paralelo con ello, son tan liberadores.

La transexualidad es un fenómeno natural en el reino animal, y es ahí donde hablar de transexualidad o de transexuales, es adecuado, pero no lo es aplicar esta misma terminología a seres humanos, a personas. Simplemente porque las personas no son anfibios que estén cambiando de sexo todo el tiempo de forma "natural" ni desde luego es algo que ellas hayan elegido.

Las personas con Síndrome de Harry Benjamin no cambian de sexo, no se convierten en el sexo opuesto, ya son de un sexo determinado -determinado por su estructura cerebral, la cual ya es como debe de ser, y no se puede "cambiar".

Concluyendo, la Transexualidad es un término genérico aplicable en la Zoología y en la Veterinaria, pero no en la Medicina humana, siendo además de inadecuado, estigmatizante relacionarlo con el Síndrome de Harry Benjamin.


 

Trastorno de la Identidad Sexual

Las otras denominaciones también comunes del Síndrome son "Trastorno de  la Identidad de Género o Sexual" y "Disforia de Género". Aunque ambas suenan adecuadamente clínicas, identifican al Síndrome de Harry Benjamin como una condición psiquiátrica. Este no es el caso en absoluto, el Síndrome de Harry Benjamin es un problema puramente físico (dejando aparte todos los efectos psicológicos negativos que puede causar a la persona tanto su propia  condición como las actitudes sociales de rechazo y discriminación) y sólamente puede ser tratado "fijando" el cuerpo, no la mente.

Aunque la evaluación psiquiátrica es útil para el diagnóstico del Síndrome de Harry Benjamin, todos los intentos de alterar el género del individuo para ajustarlo a su anatomía han resultado en un espectacular fracaso siempre.

Implicar falsamente que las personas con Síndrome de Harry Benjamin son enfermas mentales o "perturbadas" de alguna manera, no es un buen modo de promover comprensión y aceptación de esta condición, sino más bién al contrario.



 

Transgénero

El término Transgénero (Transgender) se ha vuelto popular en la última década como un término todo inclusivo para una amplia variedad de grupos de gente extremadamente diferentes, especialmente dentro de la comunidad gay. En realidad éste no es un avance positivo, el término involucra una categoría demasiado amplia para concretar algo significativo sobre alguien, e implica similitudes que no existen. Es como tener una palabra que significa "juega al ajedrez, es asiático o tiene cáncer" -usarla para describir a alguien no te dice nada sobre esa persona.


 
 

Cirugía de Afirmación Sexual

Asimismo, el término Cirugía de Afirmación Sexual (CAS) es preferible  a las alternativas existentes "Cirugía de Reasignación Sexual" o "Cirugía de Reasignación de Género", para describir la intervención quirúrgica que ayuda a corregir la anatomía de las personas nacidas con Síndrome de Harry Benjamin. Ciertamente no hay ninguna reasignación de género involucrada y sólo implica un aspecto del sexo físico. El sexo del cerebro ya es como debe ser y el Tratamiento de Reemplazo Hormonal corrige otras caracteristicas sexuales.


Se utilizan también otros términos en relación con el Síndrome de Harry Benjamin, pero en su mayoría son sólo expresiones peyorativas o referencias de demasiada mala calidad para que merezca la pena su consideración aquí.

  

   


T
erminología Trans


El lenguaje Trans es el lenguaje del mundo "trans".

El lenguaje Trans se refiere a todos los términos usados en el mundo trans,
e incluye todos los términos que llevan "trans-" en la palabra, definiciones, etc.

Ejemplos de Lenguaje Trans:

transexual, transexualizador, transexualidad, transición, pre-operado,
postoperado, no operado, HaM, MaH, transexual femenina, transexual
masculino, transman, mujer transexual, hombre transexual, transex, trans,
transgenerista, nuevo hombre, nueva mujer, transfobia, orgullo trans, etc...

Recomendamos fuertemente NUNCA usar el lenguaje Trans
en relación con el Síndrome de Harry Benjamin.
 
 






   
Terminología Realista-Actual y sus significados.
 
 

 
Síndrome de Harry Benjamin (SHB): es una condición intersexual que se desarrolla antes del nacimiento involucrando el proceso de diferenciación entre hombre y mujer. El Síndrome de Harry Benjamin ocurre cuando el cerebro se desarrolla de un sexo y el resto del cuerpo se desarrolla con características del sexo opuesto. El sexo indicado por el fenotipo y el genotipo es opuesto al sexo morfológico del cerebro.


Persona con SHB: persona que sufre el Sindrome de Harry Benjamin (SHB), una condicion de caracter fisiológico. Es simplemente un hombre o una mujer. Es una persona nacida con características de hombre y mujer, ambas, y como muchos otros con desarrollo sexual atípico, busca una rehabilitación de su fenotipo y sistema endocrino para ajustarlo a su identidad sexual dominante, una identidad que es determinada por la estructura del cerebro. La persona con SHB no cambia de sexo, su sexo cerebral ya está definido de nacimiento y sólo necesita una rehabilitación física.



Transexualismo (TS) o Trastorno de la Identidad Sexual (TIS) o Disforia de Género: es una enfermedad mental que consiste en el deseo de vivir y ser aceptado como un miembro del sexo opuesto, que suele acompañarse por sentimientos de malestar o desacuerdo con el sexo anatómico propio y de deseos de someterse a tratamiento quirúrgico u hormonal para hacer que el propio cuerpo concuerde con el sexo preferido. (CIE 10 F64.0/DSM-IV-TR).


Persona con Transexualismo, TIS o Disforia de Género (tambien llamada transexual, o disfórica): persona que sufre Transexualismo (TIS), una enfermedad mental muy grave (CIE-10/DSM-IV-TR). Tambien se aplica a personas que cambian de sexo o de rasgos sexuales, o que cambian de identidad de género. O como la palabra indica (trans-sexual) personas que transitan sexualmente de un lado para otro, o que están en proceso de tránsito. Dada la amplia variedad de personas de la más diversa naturaleza psicológico-sexual que se autodefinen como "transexuales" hoy en dia,  el término "transexual" ha perdido su (confuso) significado original  y adquiere ahora un nuevo significado -intercambiable con el término "transgénero", ver más abajo.


Transexualidad: fenómeno que se da en el reino animal (ej. determinados anfibios, ostras de mar) que consiste en un cambio de sexo natural en la especie. Popularmente se aplica también en la especie humana al referirse a personas que cambian de sexo.


Persona Transgénero: persona cuya experimentación o expresión de género difiere de lo convencional. Una persona transgénero puede ser un travesti, un transexual, o todo aquel que expresa características de género que no se corresponden con las características tradicionalmente asociadas al sexo de la persona.
 
 
   
   







L
a Unificación como Colectivo.
  
  

Actualmente existe una gran división también entre los hombres y las mujeres con Síndrome de Harry Benjamin.

Las mujeres van por un lado y los hombres con esta condición van por el otro, en el sentido de que está todo dividido aquí, los unos y los otros se agrupan en asociaciones y organizaciones diferentes, incluso sin ninguna relación entre ambos en muchos casos.

Vemos así, grupos y asociaciones de "transexuales de hombre a mujer" por un lado, y grupos y asociaciones de "transexuales de mujer a hombre" por el otro. Como si fueran dos mundos aparte, sin relación alguna, o tratando condiciones completamente diferentes.

También inexplicable es el hecho de que frecuentemente sean sólo las mujeres, en vez de los hombres con Síndrome de Harry Benjamin, las que están realmente
más involucradas y visibles en la lucha activista para el reconocimiento de los derechos de todas las personas con esta condición.

Sin embargo, ahora que se está ya empezando a considerar al Síndrome de Harry Benjamin como una condición intersexual que afecta por igual a ambos sexos y la perspectiva del problema está evolucionando, tenemos la gran oportunidad de Unificarnos más como colectivo, con menos división de sexos y organizaciones divididas y dispares, es la oportunidad de organizarnos todo/as junto/as, de asociarnos más en vez de dividirnos, y de ayudarnos más los unos a los otros, tratando de involucrarnos más y comprender mejor las necesidades de los unos y los otros, con mayor sensibilidad y acercamiento que nunca antes.

Es también un momento para que muchos más hombres con Síndrome de Harry Benjamin sean más visibles e implicados en la lucha activista y dejen de apartarse, a veces de manera frívola, de todo reconocimiento abierto de pertenencia al grupo de personas con esta condición. Somos ya demasiados pocos entre nosotros como para por encima estar tan divididos y dispersados entre nosotros/as.

Los Estados Unidos de América son un estupendo ejemplo a seguir en cuanto a cohesión colectiva de las personas con Síndrome de Harry Benjamin.

Es el pais donde más unidos se hallan las personas de ambos sexos con esta condición, y por eso
es el pais que más ha logrado en cuanto al reconocimiento de los derechos de estas personas, porque todos trabajan juntos en ello, tanto hombres como mujeres. Existe una muchísimo mayor unión organizativa a todos los niveles, asociaciones, grupos, eventos, etc.

Es entonces de esperar que otros paises, incluida España, vean ésto y todo lo que se ha ya logrado en los EUA, y por consiguiente, sigan el ejemplo.

La asociación es especialmente más importante entre las personas que son más jovenes, que necesitan compartir su experiencia con otras personas que están pasando por lo mismo.

Por ejemplo, puede resultar muy positivo para la autoestima de una chica jovencita con Síndrome de Harry Benjamin, el contar con la comprensión y el apoyo positivo de un chico con su misma condición de una edad similar, especialmente si ella afronta formas de rechazo social.

Por otro lado, puede resultar muy reconfortante también para un chico joven con Síndrome de Harry Benjamin, el contar con la comprensión emocional de su problema y la aceptación de una chica también con su misma condición y de su misma edad.

Un mayor acercamiento entre ambos sexos aquí, y una mayor cohesión organizativa como colectivo, resultan definitivamente muy positivos, y ahora es probablemente el momento más apropiado para empezar a lograrlo.




 

*Haz Click sobre la mariposa abajo para saber cómo podrías ayudarnoS*

  
  


Ha sido ésta página útil? Este sitio web es mantenido por sus lectores.

Por favor apoya éste proyecto!! 
 
     
 

 Charlotte Goiar  Copyright @ 2005-2007  http://shb-info.org Todos los Derechos Reservados.